lunes, 26 de septiembre de 2016

“Aprendiendo de los mejores” con Francisco Alcaide

El jueves pasado, 22 de septiembre, tuve ocasión de acompañar a Francisco Alcaide en la presentación de la décima edición de su libro “Aprendiendo de los mejores”. Un libro que lees no hace daño solo te puede llevar a seguir avanzando y mucho mejor si es cómo este.

He aprendido de uno de los buenos, de Francisco, de Paco, unas cuantas cosas, tanto en sus libros, en sus post y mucho más en las pocas conversaciones que hemos podido compartir. Así que te animo a acercarte a sus reflexiones.


De momento quiero compartir algunas ideas que se respiran al acercarte a Paco:
  • La idea que más se repitió es la generosidad, estar dispuesto a ayudar y a dar, de entrada, sin esperar recompensa. Aportar valor a aquellos a los que te acercas. Paco enseña esa generosidad con el ejemplo.
  • La importancia de las personas, un refrán indio dice “si quieres ir rápido vete sólo, si quieres ir lejos vete acompañado”. Además seguro que ir acompañado es más divertido. Desde la generosidad inicial es mucho más fácil pedir ayuda y que te ayuden cuando lo necesitas. Las muchas personas que acompañaban a Paco el jueves demuestran lo bien que sabe establecer y mantener relaciones.
  • Somos una media de las 5 personas conlas que más nos relacionamos. Mira a ver con quien te relaciones y cómo quieres ser, de quién quieres aprende y mucho mejor si te rodeas de los mejores. Solo tú puedes decir quiénes son los mejores para ti.
  • Paco es una persona que inspira y anima a hacer, empuja para que avances. Cuenta lo que haces y es lo que te lleva a obtener resultados. Y si estás paralizado por lo que van a decir, por las críticas, al final no haces nada, no consigues nada o te quedas muy lejos de lo que podrías llegar a hacer.
  • Y finalmente foco, estar enfocado, en caso contrario te dispersas y te pierdes, dejas de seguir el camino que tenías previsto. Como dijo Laura Chica, foco-Paco es un ejemplo de mantener la perseverancia en las metas, ser constante, en la persecución de tus sueños. Como pudimos ver con cada uno de los invitados a la mesa redonda de la presentación.

Son muchas más las ideas que podría destacar y me quedo con estas cinco: generosidad, personas, relaciones, actuar y foco. Todo para no dispersar ideas.

Paco, gracias porque eres uno de los máximos responsables de que escriba semana a semana este blog, igual que has animado a muchos a escribir ese libro pendiente o iniciar ese negocio que les alegraba el corazón. Gracias por ser inspiración para actuar.

viernes, 16 de septiembre de 2016

Vencer la inercia que nos hace seguir cómo estábamos

La inercia, cómo concepto físico, es la resistencia que opone un cuerpo a modificar su estado de reposo o movimiento, incluyendo el cambio en el movimiento.

La inercia es la que hace que cuando quieres mover algo empujando lo que más cueste sea ponerlo en movimiento, después es más fácil continuar ese movimiento.

Lo mismo nos pasa a las personas, nos cuesta arrancar, a mí me está costando arrancar después de las vacaciones, incluso aunque me apetece hacer y avanzar he perdido ritmo, cómo cuando llevas tiempo sin estudiar o sin salir a correr.

Si corres o sales en bicicleta habrás notado que hay días en los que más cuesta son los primeros kilómetros, que parece que no puedes dar un paso más, una pedalada más y que si te mantienes, no paras, pasados unos minutos encuentras el ritmo y disfrutas del ejercicio que inicialmente ibas sufriendo.

Las vacaciones son un tiempo de descanso, de desconexión y de recargar energía. Espero que sean así para ti, aunque a veces puedes volver más cansado de cómo te fuiste.

Después de las vacaciones viene un cambio, toca romper con la inercia del ritmo de vacaciones y volver al trabajo. Este cambio, esta nueva adaptación se conoce cómo el síndrome postvacacional que hasta se ha dado por llamar depresión postvacacional.
Foto de Saludpasion: síndrome postvacacional
Para adaptarte a la vuelta al trabajo o a los estudios empieza despacio, teniendo clara tu meta y vete cogiendo ritmo. Con el tiempo el ritmo que cojas es un nuevo movimiento que generará una nueva inercia y te mantendrá avanzando. Es el secreto de los hábitos, generar inercias positivas.

Si te incorporas ahora de vacaciones piensa cuales quieres que sean tus nuevos hábitos laborales, los nuevos comienzos permiten un espacio para crear nuevas rutinas que te lleven a dónde quieras ir. Cada comienzo es una nueva oportunidad.

Para vencer la inercia, la barrera de la pereza:
  1. Comienza con un propósito claro: si tienes claro hacia dónde vas es más fácil vencer los obstáculos y encontrar la fuerza para avanzar en la buena dirección.
  2. Esfuerzo inicial: Se consciente que lo que más cuesta es ponerse en marcha, al principio supone esfuerzo. El esfuerzo esconde su recompensa.
  3. Mantenimiento: Una vez que has vencido la barrera de la pereza, mantente hasta generar el hábito, convertir la inercia en una aliada. La inercia, el hábito, permite avanzar con menos esfuerzo.

jueves, 28 de julio de 2016

Sin carga se avanza más rápido

El trastero tiende a estar lleno de trastos, los armarios llenos de ropa, mucha de la cual nunca usamos, los cajones también llenos y los archivos repletos de papeles que hace años que no usamos.

Lo mismo puede pasar con nuestra lista de pendientes, cosas que están ahí desde hace tiempo y que probablemente nunca hagamos. La agenda se va llenando, el tiempo disponible se llena.

La ley de Parkinson aplicada a los almacenes nos dice que se van acumulando cosas hasta llenar el espacio disponible, a más espacio más cosas y probablemente más difícil será encontrar algo que nos sea útil.

Lo mismo pasa con el tiempo, las cosas que hacer crecen hasta llenar el tiempo disponible, de modo que sin darnos cuenta no nos queda un solo minuto libre.

Esto combinado con la segunda ley de la termodinámica que nos advierte de que la entropía tiende a crecer, siendo la entropía el grado de desorden. De esta forma el grado de desorden tiende a crecer a no ser que hagamos un esfuerzo consciente por ordenar de vez en cuando.

Lo vemos fácilmente en nuestra habitación, dónde si no ordenamos periódicamente el grado de desorden crece y en poco tiempo no somos capaces de encontrar nada en poco tiempo.

Lo que nos vienen a decir la ley de Parkinson y la segunda ley de la termodinámica es que hay que hacer limpieza y ordenar si no queremos sumirnos en el caos.

Esto aplicado a las cosas que tenemos en nuestra lista de pendientes puede darnos la claridad que nos ayuda a ser más productivos. Estos pasos te pueden ayudar en el camino:
  1. Tener claro lo que tienes pendiente: igual que sacas las cosas del cajón para poner orden saca los pendientes de la cabeza y escríbelos en un papel. Te ayudará a poder ver, a ser consciente.
  2. Limpia, elimina: elimina todos los pendientes que ya no te sirvan, lo que ya no te aporte, lo que no tengas pensado hacer, lo que le toque a otro o lo que lleve demasiado tiempo.
  3. Ordena: Pon un sitio para cada asunto que queda, un plazo y una prioridad. Si se ha quedado en la lista de pendientes es que consideras que es bueno que lo hagas, pon una fecha para iniciar la primera acción que te lleve a avanzar.

Si después de esto la lista de pendientes es todavía demasiado larga tendrás que volver a repetir el punto dos y seguir decidiendo que no hacer. Si no da tiempo a todo, si no cabe todo, por mucho que lo tengas en la lista no se va a poder hacer y lo único que va a generar es ruido.

Como recomienda el método GTD, si hay algo que te parece de mucho valor, que quieres hacer y ahora no puedes, pásalo a una lista de tal vez algún día, sabiendo que no lo vas a hacer en el corto plazo. Revisa esa lista una vez al mes y durante el día a día quítatelo de la cabeza.
Cargas demasiado pesadas para llevarlas
Los montañeros lo saben bien, en la mochila solo debes llevar lo imprescindible, el secador seguramente es mejor dejarlo en casa. La mochila la vas a tener que llevar todo el camino, así que es bueno que pienses bien que llevar.

También los globos para subir sueltan lastre, lo mismo puedes hacer tú este mes de agosto, soltar lastre, quitarte carga que no te toca, no te aporta y solo te frena.

Por mi parte este mes de agosto me libero del compromiso de escribir todas las semanas en el blog, los objetivos deben ser flexibles y en este caso también conviene descansar. Os deseo un estupendo mes de agosto.