domingo, 22 de febrero de 2015

Si no tienes tiempo para la salud deberás tenerlo para la enfermedad

Hoy será un post corto, no tengo fuerzas para mucho más. La gripe ha venido a visitarme, espero que su visita dure solo los tres días que prometen.

La visita de la gripe suele coincidir en mi caso con el final de periodos de trabajo intenso. ¡Vaya suerte! Me deja terminar lo que tenía que hacer y cuando voy a poder descansar llega de visita. Será que antes no se lo he permitido, las defensas han funcionado mejor o será que ahora permito esta visita para obligarme a descansar.
Está claro que no lo hago de forma consciente y en mi caso funciona así, después de periodos de sobretrabajo, en los que he podido estar más nervioso de lo normal, viene la enfermedad y entonces hay que parar.

El jueves hablaba con unos compañeros sobre el mantenimiento de las máquinas, o del coche que quizá todo el mundo conozca. Si no tienes tiempo para hacer el mantenimiento preventivo, ir a las revisiones, o escuchar cuando empieza a sonar mal, el coche se averiará cuando menos te lo esperes y te verás obligado a parar.

El cuerpo funciona igual, si no lo cuidas (descansas lo suficiente, comes lo adecuado, haces ejercicio …) te obliga a parar cuando no lo esperas. Y hoy hablo desde la experiencia de estar descansando por obligación.

A pesar de estar sin fuerzas, ¿Por qué escribo? Me he comprometido conmigo mismo y con los posibles lectores a escribir un post a la semana. Es importante cumplir con los compromisos, son la base de la confianza, y los compromisos con uno mismo la base de la autoconfianza.

El mejor ejercicio, cuidarse, “Mens sano in corpore sano” ¿Qué vas a hacer para cuidarte esta semana? Si no tienes tiempo para la salud (cuidarte) tendrás que tenerlo para la enfermedad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario