domingo, 15 de mayo de 2016

Menos es más

Un amigo cura me dijo hace muchos años que los sermones tienen que ser como las minifaldas, cortos y que enseñen (¡todavía no entiendo porque se salió de cura!). Eso mismo se puede aplicar a los post en internet, las conversaciones, los discursos, las cartas, las clases…

Baltasar Gracián decía “Lo bueno si breve, dos veces bueno; y aun lo malo, si poco, no tan malo”. Así que la brevedad aporta.

Puede pasar que al querer contar demasiado al final no se entienda nada. No es tanto lo que escribes sino lo que sirve de lo escrito, lo mismo que cómo profesor no es tanto lo que enseñas sino lo que aprenden los estudiantes.
Foto de el arte de presentar - Menos es más
También aplica al hacer demasiado o al hacer muchas cosas. Haciendo tanto se pierde el foco y al final no se sabe ni para que se hace. Para hacer mejor las cosas deja de hacer tantas cosas.

Lo mejor predicar con el ejemplo, así que hoy la entrada del blog es breve ;-)

No hay comentarios:

Publicar un comentario