lunes, 13 de junio de 2016

Cuestión de confianza

Creo que la mejor baza que tengo para poder cambiar de trabajo es la gente con la que tengo confianza. Curiosamente la confianza suele ser recíproca y si yo confío en alguien es más fácil que él confíe en mí.

Si va a cuidar de mis hijos lo más importante es que pueda confiar en esa persona. Si doy a alguien las llaves de mi casa se las daré a alguien en quien confío.

El martes estuve con Stephen M.R. Covey en Madrid, autor del libro “La velocidad de la Confianza”. Un gran libro con un gran título, la confianza se asocia a la velocidad, a la productividad.

Cuando falta confianza, si tienes que trabajar o hacer algo con alguien, las decisiones se ralentizan, las comunicaciones llevan más tiempo, todo se negocia, se generan intrigas, surgen cuchicheos, aumenta la burocracia, baja la motivación y asumes costes. No tener confianza es un gran impuesto.

Cuando confías todo va más rápido, se reducen costes, aumenta la innovación (la gente se atreve a probar porque si falla confiamos en que la intención era adecuada y puede salir a la próxima), aumenta la colaboración y esto nos lleva a mejorar los resultados

Sigo confiando en gente que hacía 25 años que no veía. Ayer disfruté del encuentro con unos cuantos compañeros de colegio de hace 25 años, echamos de menos a unos cuantos y mereció la pena el encuentro con los que sí estuvimos. Gracias Javi y tantos otros por la organización.
Foto promoción 1991
Sigo confiando en ellos porque tenemos unas raíces comunes, unos valores compartidos, son las raíces de un carácter forjado durante los años de educación. Ese carácter lo volví a ver ayer con todos ellos, era como si no hubiese pasado tanto tiempo.

Además de esos valores compartidos los he visto hacer, conseguir resultados, apoyar al de al lado, he visto que tenían cabeza y sentido común (el menos común de los sentidos), me gustan y los aprecio como compañeros de viaje.

La confianza según Covey tiene cuatro pilares:
  • Integridad: coherencia entre lo que dice, hace, piensa y siente.
  • Buena intención: sin intenciones ocultas.
  • Capacidad: Experiencia y conocimientos.
  • Resultados pasados que puede seguir consiguiendo.

En resumen una forma de ser (integridad e intención) además de ser capaz de conseguir resultados (No me dejaría operar por alguien sin formación, aunque tenga buenas intenciones).

Si somos capaces de generar confianza nuestra productividad se disparará, si el jefe confía en nosotros podremos probar más cosas, si nuestro cliente confía en nosotros todo funciona mejor y si contamos con gente de confianza tenemos un gran capital.

La confianza es la que hace funcionar las mejores empresas, los mercados, las relaciones de pareja, los amigos… ¿Qué pasaría sin confianza?

La confianza se gana en base a nuestros actos. Una confianza ganada en años se puede desmoronar en cinco minutos.


¿Quiénes son las personas importantes para ti? ¿Cómo está tu nivel de confianza con ellos? ¿Qué puedes hacer para mejorarlo? Quizá una conversación pendiente, una tarea o compromiso pendiente, un error sin corregir… Confío en que encontrarás el modo de crear, hacer crecer y mantener relaciones de confianza.

2 comentarios:

  1. La confianza construye siempre. Que se pueda desmoronar en cinco minutos es síntoma de lo frágil que es, al tiempo de lo íntima y trascendental, de lo profundo que no toca. Graciass.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Luisan por tu reflexión, cuidemos la confianza ;-)

      Eliminar