miércoles, 13 de julio de 2016

Trabajar en casa, el fin de semana o en vacaciones

En un momento en el que el teletrabajo puede facilitar muchas cosas también trabajar en casa puede ser complicado o podemos complicarnos al trabajar en casa. En casa podemos tener muchas más distracciones.

Es habitual encontrar personas que pasean los papeles y el ordenador del trabajo a casa, con la intención de acabar algo esta noche y al día siguiente vuelven con los papeles sin tocar y el ordenador sin encender. A mí me ha pasado alguna vez.

Si es el fin de semana, además, tienes en la cabeza en todo momento ese trabajo pendiente sin hacer que no te permite disfrutar, como cuando de estudiante tenías examen al día siguiente y te ponías a ver una película.
Teletrabajo de página de empresariados.com
Existen tres pasos claves que harán que puedas avanzar en lo que te hayas propuesto (estudiar, hacer ese informe o escribir este post) y que puedas disfrutar de tu tiempo en casa  y con los de casa.

1.    Planifica. Establece límites de tiempo y espacio antes de llevarte los papeles, define cuándo y dónde vas a trabajar. Si llevas los papeles para trabajar esta noche puedes establecer que vas a dedicar una hora después de cenar y no más.

En el trabajo los límites están normalmente más claros, hay un tiempo y un espacio, en casa tú eres el responsable de fijar ese límite.

2.    Tiempo predecible en el que estarás disponible. El límite, el tiempo en el que no estás disponible, tiene que venir acompañado de otros momentos en los que sí lo estarás. Momentos no dedicados a trabajar, dedicados a tus temas personales y familiares.

Especialmente si tienes pareja o hijos, podrán respetar mucho mejor los límites que has puesto en el apartado anterior si saben en qué momentos podrán contar contigo. Si te pasas tu tiempo en casa trabajando te vas a perder la vida en familia. La cosa se complica cuando tienes hijos y también se vuelve mucho más divertida.

3.    Comparte y acuerda  estos tiempos y espacios con aquellos con los que convives. Pueden ser compañeros de piso, tu pareja, hijos o tus padres.

Si compartes cariño, espacio, inquietudes también querrás compartir tiempo y si cada uno se organiza por su cuenta es posible que paséis por el mismo espacio sin coincidir. Los planes conjuntos suelen funcionar mejor y si has hecho planes por tu cuenta, por lo menos comunícalo.

Peor que saber que no puedes contar con quien te acompaña es no saber siquiera si está o no está, dudar de si está disponible. Puede que esté de cuerpo presente y de pensamiento ausente, con lo cual quizá estaría mejor trabajando. Si estás en casa estate.

Lo mismo sirve para trabajar en vacaciones o para tu ocio personal en los fines de semana. Por mi parte acostumbraba a ir a jugar al pádel con los amigos de 9 a 11 de la mañana los domingos para poder estar en casa cuando todos se empezaban a mover.

También es una buena opción, quizá mejor, la de no trabajar en vacaciones, ni por las noches, ni los fines de semana, puede que te ayude a aprovechar mejor el tiempo de trabajo en otros momentos.

Hay tiempo para hacer muchas cosas, quizá no para todo, fija tus prioridades y decide si realmente quieres hacer eso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario